Samaná, donde la magia se hace playa

0
339

La península de Samaná, en la costa nordeste de República Dominicana, se destaca por su mágica bahía con playas bordeadas por cocoteros que reciben durante el invierno a cientos de ballenas jorobadas.

Un aire cosmopolita se respira en el ambiente de Samaná. Alejado del bullicio de los grandes resorts turísticos, este bello litoral dominicano fue refugio por años de visitantes de todo el mundo que se instalaron allí abriendo pequeños hoteles, restaurantes y tiendas que hoy se han convertido en un atractivo para las nuevas generaciones de turistas que quieren un ambiente más auténtico y bucólico.       

También es sitio de encuentro para los visitantes que llegan atraídos para observar a las gigantescas ballenas jorobadas que llegan por miles a las tibias aguas del Caribe para aparearse y dar a luz a sus crías entre enero y abril de cada año. Durante este tiempo ofrecen un atractivo espectáculo de acrobacias cuando los machos de 40 toneladas realizan impactantes saltos. Varias excursiones salen desde el Puerto de Samaná y de Sabana de la Mar en el otro lado de la bahía todos los días durante la temporada. Para los que quieran observar desde tierra, está el observatorio de ballenas en Punta Balandra al norte de la ciudad de Samaná. Las costillas de una ballena marcan la entrada del observatorio.

Las Playas 

Samaná ha sido incluida en la lista de las Bahías Más Bellas del Mundo y en ella hay algunas de las más hermosas playas de la isla. 

Las Galeras es una comunidad de pescadores con aguas ideales para hacer snorkel. Desde allí se parte en bote para conocer Playa Rincón, tal vez una de las tres mejores playas de la República Dominicana y el Caribe con 3 kilómetros de playas de arenas blancas y altos cocotales a donde no ha llegado el desarrollo de infraestructuras hoteleras. Junto a la playa principal hay pequeñas ensenadas para nadar con privacidad, todas enmarcadas por la frondosa vegetación tropical de las montañas. 

Las playas de Las Terrenas son de poca profundidad, con poco o ningún oleaje, buena para el snorkel y para disfrutar de los multicolores atardeceres. Varios hoteles y restaurantes están ubicados en las secciones de Playa Portillo (popular entre los practicantes del kitesurfing) y Playa Popy. El Pueblo de Pescadores combina vista con buena comida y diversión en sus múltiples restaurantes y bares. 

Ubicadas al oeste de Las Terrenas, Cosón y Playa Bonita pueden tener fuertes olas algunas épocas del año, aunque la parte más al oeste de Playa Bonita presenta siempre aguas tranquilas. Allí hay una buena variedad de restaurantes, así como vendedores ambulantes que ofrecen pescado fresco al grill o frito en la misma playa. 

Un sitio paradisíaco es Cayo Levantado, una isla con arenas blancas y pequeñas ensenadas a la que se llega en bote en un viaje de 20 minutos desde el puerto de Samaná.

Para las familias

Una de las actividades más divertidas para las familias es la excursión a la Cascada El Limón hasta donde se llega a caballo después de atravesar una parte de las verdes montañas de la isla. Lo ideal es hacer el tour en horas de la mañana para llegar a la cima antes del mediodía y una vez allí bañarse en las frescas aguas que caen desde unos 40 metros de altura a una piscina natural cristalina. 

La adrenalina se dispara en el recorrido en tirolesa, son 12 tramos de variadas distancias que van entre los árboles de la foresta hasta llegar al Salto Lulú en El Valle, entre El Limón y Playa Rincón. Hay hasta un hotel con habitaciones en los árboles para los que buscan un encuentro cercano con la naturaleza. 

Una interesante navegación hasta el Parque Nacional Los Haitises lleva a los visitantes a conocer el estuario más grande del Caribe insular donde hay densos bosques de manglares, gran diversidad de aves tropicales y la oportunidad de explorar variedad de cuevas en las que hay rastros de la historia milenaria del área con muestras del arte rupestre. 

También se pueden realizar Safaris en jeeps, buggies o a caballo para visitar las bellas playas vírgenes o para explorar las montañas con sus impresionantes vistas. 

La noche 

La vida nocturna en Samaná gira alrededor de los restaurantes, centros cerveceros y bares que frecuentan los jóvenes que trabajan en la industria turística de la zona. Los restaurantes de playa y las discotecas hacen de cada noche una fiesta donde residentes y turistas se reúnen para bailar merengue, bachata o salsa y disfrutar de originales cócteles. Estos están principalmente ubicados en la Av. Juan Pablo Duarte, en la franja playera de Las Terrenas y el Pueblo de Pescadores entre otros.

Si querés saber más de República Dominicana, te recomendamos leer: “El Caribe y Centroamérica en tu pantalla“. “República Dominicana ahora es un país virtual”. “República Dominicana se prepara para viajeros“.

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre