Desde palacios barrocos hasta microbibliotecas hechas de plástico reciclado, la periodista Marianne Julia Strauss publica, junto a Gestalten, «Temple of boojs», un libro para viajar a las bibliotecas de todo el mundo. Perderse por el mundo de biblioteca en biblioteca. 

Decía el escritor argentino Jorge Luis Borges que si el paraíso existiera sería una biblioteca. Seguramente que quedaría extasiado al leer las casi 300 páginas del nuevo libro de Gestalten, ‘Temple of books’. Un libro que demuestra cómo la lectura puede cambiar el mundo.

"Temple of books": Para viajar a las bibliotecas de todo el mundo
«Temple of books»: Para viajar a las bibliotecas de todo el mundo

Arquitectura, historia y una misión social guían las páginas del libro de Marianne Julia Strauss (antes ‘Do you read me?’). Nos habla de colecciones privadas, públicas, bibliotecas nacionales o monasterios, también edificios protegidos por la Unesco, desde México hasta Vietnam. “Solo en Estados Unidos encontramos 120.000 bibliotecas, el 70% de ellas han sido creadas para inspirar a las nuevas generaciones”, señala en la introducción.

La historia de las bibliotecas se remonta a la antigua Mesopotamia, la primera de ellas fue la de Alejandría. 5.000 años atrás este lugar fue el punto de encuentro de la ciencia y la sabiduría del mundo. Y lamentablemente, lo que el hombre construyó también lo destruyó. Hoy en día solo podemos reconocerla en sus ruinas, debido al incendio que la asoló en tiempo del emperador Julio César (dice la historia que accidentalmente). 

"Temple of books": Para viajar a las bibliotecas de todo el mundo
«Temple of books»: Para viajar a las bibliotecas de todo el mundo

Hay en este libro ejemplos de bibliotecas que quedarán para los amantes de la historia. Como la Strahov Monastery Library de Praga, un templo o gabinete de curiosidades dedicado a la teología y la filosofía.

Un libro dedicado a las bibliotecas poco convencionales

La periodista Marianne Julia Strauss siente predilección por la lectura, ya lo demostró en su primer libro ‘Do you read me?’, dedicado a las tiendas de libros más bonitas del mundo. Cuenta que todo ha sido parte de un proceso natural. Ella creció en la frontera lluviosa entre Alemania y los Países Bajos, por lo que tuvo una infancia rodeada de libros. Trabajando, ya de periodista de viajes, se centró en bibliotecas y librerías. Obviamente, no se interesó en bibliotecas cualquiera.

House of the temple library
«Temple of books»: Para viajar a las bibliotecas de todo el mundo. House of the temple library

“Por ejemplo, está la increíble biblioteca privada de un empresario estadounidense que convirtió su colección en una sensacional cámara de curiosidades. O el hermoso y exitoso proyecto de la biblioteca que un alcalde idealista construyó en la peor parte de su ciudad para que los niños leyeran en lugar de andar con delincuentes. ¡Hay una biblioteca nacional que parece un baño de burbujas de hormigón brutalista y una biblioteca donde los murciélagos vuelan por la noche! Pero el libro también cuenta los orígenes de la cultura bibliotecaria, mostrando asombrosas antiguas bibliotecas reales y monásticas desde la India hasta Austria”, explica la periodista.

Por supuesto, entre todas ellas tiene favoritas y aquellas que recomendaría a los amantes de los viajes: “Una de mis bibliotecas favoritas en un país de habla hispana es la Biblioteca Vasconcelos en Ciudad de México. ¡Un impresionante esqueleto de acero lleno de libros en un hermoso jardín botánico! En Río de Janeiro también recomiendo absolutamente el Real Gabinete Português de Leitura, una increíble biblioteca de estilo neomanuelino. Pero hay que tener cuidado, es tan hermosa que probablemente llorarás”.

"Temple of books": Para viajar a las bibliotecas de todo el mundo.
«Temple of books»: Para viajar a las bibliotecas de todo el mundo.

¿Y si nos tuviéramos que perder en una de ellas por un solo día? Marianne lo tiene claro, sería en la biblioteca jesuita de la abadía de Maria Laach, Alemania. Un templo lleno de laberintos de pasillos repletos de libros.

Pero su favorita, entre todas las del libro, es la biblioteca del monasterio de Santa Catalina en el Monte Sinaí. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, dados sus casi 2.000 años de historia. “Tiene una valiosa colección, algunos de sus manuscritos pertenecen a la primera parte del Cristianismo, su ubicación en el desierto del Sinaí, su ambición y apertura a digitalización. Esta biblioteca está llena de tesoros y preparada para compartirlos con el mundo. Todavía no he estado allí en persona y no puedo esperar a verla con mis propios ojos”.

Las bibliotecas son un fiel reflejo de cada país, aunque podríamos sorprendernos. De hecho, lo haremos cuando abramos ‘Temple of books’, donde nada es lo que parece.

Las bibliotecas son un fiel reflejo de cada país, aunque podríamos sorprendernos. De hecho, lo haremos cuando abramos ‘Temple of books’, donde nada es lo que parece.
Las bibliotecas son un fiel reflejo de cada país, aunque podríamos sorprendernos. De hecho, lo haremos cuando abramos ‘Temple of books’, donde nada es lo que parece.

“Uno de los países más reprimidos en los que he estado es Qatar -estuve en el 2018-. La buena noticia es que su nueva biblioteca nacional puede interpretarse como un signo de una política educativa más progresista. En China las cosas parecen diferentes, estuve allí por última vez en 2006, así que mi experiencia personal es un poco obsoleta. La elección de libros en las bibliotecas obviamente todavía refleja solo a un estado que quiere conformar ideas. Desde la perspectiva de la libertad de opinión, las bibliotecas con mejor calidad están normalmente en los países con acceso gratuito a todos los libros que deseen”.

Su ejemplo favorito es The Uncensored Library, un proyecto iniciado por Reporteros sin Fronteras. “Es una biblioteca en línea inspirada en el juego Minecraft, donde cualquier persona en el mundo con internet tiene acceso. El equipo publica textos prohibidos y reportajes críticos de periodistas ​​en todo el mundo. Este es un ejemplo perfecto de cómo las bibliotecas de hoy tienen el poder de cambiar el mundo”.

Fuente: Traveler

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre