Naicó: el pueblo sin habitantes que eligen los viajeros

0
1561

Al sur de la capital pampeana podrán conocer los valles centrales, paisaje emblemático de la provincia y en donde se encuentra el Hostal Naicó, un espacio para reconectarse con los silencios de la tierra y probar los sabores autóctonos.

Para conocer a quienes se han convertido en los defensores de la identidad del pueblo recibiendo cada fin de semana a viajeros llegados desde todos los rincones del país, hablamos este sábado en nuestro programa “Ciudadanos Viajeros” en Radio con Vos, FM 89,9 con Jesica Pundang, propietaria del Hostal Naicó. Un antiguo hotel en medio de un pueblo “fantasma”, ha sido recuperado y actualmente es un emprendimiento familiar que ofrece al turista vivir la experiencia rural auténtica. Ubicado a sólo 30 km al suroeste de Santa Rosa, es una excelente alternativa para disfrutar en familia.

Jessica y Marcelo, los responsables del emprendimiento.

Nosotros hacemos todo casero, desde tortas caseras, dulce de leche casero, el típico flan casero, el domingo tenemos una tabla de fiambres, todo elaborado por nosotros, el típico asado y a la tarde, chocolate con tortas fritas”, nos dijo Jessica.

Luego agregó: “Tenemos habitaciones todas calefaccionadas, y ofrecemos actividades como excursiones al Cerro de la Virgen, desde ahí vemos todo el valle; sino podemos visitar el Puente Negro el único puente ferroviario de la provincia y que construyeron los ingleses; también tenemos paseos a caballos o caminatas para disfrutar de la naturaleza”. El Hostal ofrece alojamiento, paseos a caballo, caminatas guiadas al pueblo, pileta en el verano. Para los más chicos: juntar huevos, darle la mamadera a las cabritas, de comer a los caballos. Vivencias propias de la vida en el campo. También se ofrecen almuerzos camperos, cenas, meriendas y desayunos en un fantástico comedor al calor de la estufa hogar.   

NAICÓ – Tierra de sueños

El 28 de mayo de 1911 se fundó oficialmente el pueblo “Ministro lobos – Estación Naicó”, nombre dado en honor al Ministro de Agricultura del Presidente Roque Saenz Peña (1910-1911). Llegó a tener 600 habitantes y trabajadores golondrinas. En el último censo nacional, de 2010, se registró sólo a tres habitantes.

Las ruinas del Hotel, el Almacén de Ramos Generales, la Plaza -donde se puede ver el mástil- la comisaría, el colegio, la Iglesia, la carnicería, la panadería de Doña Domínguez -y su famosa galleta-, son algunos de los lugares históricos que se pueden recordar. Hoy es un pueblo desmantelado. “Se está perdiendo lo histórico…sería lindo poder mantener lo poco que queda” dice Jessica. 

¿Y qué pasó? El pueblo estuvo habitado hasta la década del 30´cuando empezó a pasar menos el tren. Cuenta la historia que hubo una nevada de 50 cm que tapó las ovejas, y las que quedaron se murieron de hambre. Luego vino una invasión de langostas, y para completarlo apareció un cura, que los invitó a ir a Chaco. Muchos se fueron detrás de él, y fundaron un pueblo que llamaron Eva Perón. Otros dicen que fue por la sal…

Virgen del Valle

Esta escultura está ubicada en el punto más elevado sobre la planicie al noroeste. La virgen fue diseñada y realizada por el escultor Ruben Oscar Schaap, encargada por el Sr. Raúl Ligaluppi.
Inaugurada el 8 de diciembre de 2007, con la presencia del entonces obispo de La Pampa, Monseñor Rinaldo Fidel Brédie.

Quehué

La Cueva Salamanca es un sitio arqueológico que cuenta con pinturas realizadas por los cazadores recolectores que poblaron el territorio pampeano en los últimos 2.000 años. Se encuentra ubicado en el Valle de Quehué, el cual se halla flanqueado por extensos taludes, que finalizan en bardas de tosca a partir de las cuales se extiende la planicie que caracteriza la topografía general de la zona. Sobre las bardas se han formado naturalmente oquedades de distintos tamaños, de las cuales la Salamanca es una de las más grandes. Esta cueva es la única que ha sido pintada por los antiguos habitantes de la región, utilizando pigmentos naturales como el rojo (más antiguo, desvaído) y el negro (más reciente y nítido).

Los motivos de las pinturas, de carácter abstracto, se distribuyen en tres concentraciones en el techo de la cueva y son invisibles desde el exterior, lo cual ha sido vinculado a un uso especial del lugar, no relacionado con las actividades cotidianas y domésticas de estos cazadores. Los diseños representados son conjuntos de puntos, zig-zag, clepsidras, distintos escaleriformes, línea vertical de rombos, trazos rectos, peiniformes, líneas escalonadas y trazo en forma de “U” acostada.

Fuente: Turismo La Pampa

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre