“Moisés: la serie”, una historia, mil versiones

0
356

Con el estreno de la serie brasilera Jesús, muchos fanáticos recordaron a su predecesora, la historia de Moisés, con la que incluso comparte actores.

La historia de Moisés ha sido replicada en el cine por décadas, pero increíblemente, la serie brasileña es la versión más querida por los argentinos. 

Es una de esas historias que todo el mundo conoce: la acción transcurre en el antiguo Egipto (aproximadamente en el 1300 A.C.) cuando dos hebreos se convierten en padres de un niño y temen que muera por una orden del faraón (Seti I) que pretendía eliminar a todos los recién nacidos debido a una profecía. Para evitar tan desdichado final la madre lo pone en un canasto y lo deja flotar en el Río Nilo, siendo descubierto y adoptado por la misma hija del Faraón, convirtiéndose en su adultez en el libertador del pueblo judío. 

El cine lo retrató infinidad de veces, siendo la mejor recordada la versión de “Los diez mandamientos” con Charlton Heston como actor principal (Cecil B. De Mille, 1956), aunque hubo una moderna producción hollywoodense “Éxodo: dioses y reyes” con Christian Bale como Moisés del 2014.

Esta vez salimos de la pantalla grande y vamos a referirnos a la novela brasileña del 2016 que fue sensación en todos los países en los que se emitió, incluyendo la Argentina. 

Producida y transmitida por RecordTV desde el 23 de marzo del 2015 al 4 de julio del 2016 en su país cuenta la historia del líder hebreo desde su nacimiento hasta su muerte, destacando el encuentro con Dios en el Monte Sinaí, las plagas lanzadas sobre Egipto, su participación en la liberación del pueblo hebreo de la esclavitud, el paso por el mar Rojo, la revelación de los diez mandamientos, la travesía de cuarenta años en el desierto y la llegada del pueblo a la tierra prometida.   

Sitios bíblicos

Si bien los hechos bíblicos transcurren en Egipto, el Mar Rojo, el Desierto de Sinaí las grabaciones de la serie de Moisés se realizaron en gran medida en el Desierto de Atacama en Chile por la extrema aridez y sus enormes extensiones libres de toda contaminación visual. 

¿Cómo es el Desierto de Atacama entonces? En primer lugar hay que destacar que se trata del lugar más árido del mundo, que suma a esa condición el hecho de que se ubica a una altura de entre 4000 y 5000 metros sobre el nivel del mar, con las consiguientes dificultades para quienes lo visitan por la falta de oxígeno. Además hay una gran variación climática durante el día y como lo explican los productores de la serie “Llegábamos a las 3 de la mañana para comenzar la producción y nos podíamos encontrar con temperaturas de menos 4 grados y durante el día soportábamos hasta 40 grados”. 

Uno de los sitios elegidos para una escena fundamental es el Río Loa que representa al Río Nilo en la escena donde Moisés es dejado por sus padres. Este río es el más largo de Chile y en sus 440 kilómetros atraviesa gran parte del desierto de Atacama desde su origen en la cordillera de los Andes hasta llegar al océano Pacífico.

Por las características desérticas de la región que atraviesa es de poco caudal y aumenta sus niveles con las lluvias de verano formando algunos oasis. Antes de llegar al mar atraviesa la Cordillera del Mar formando un profundo cañón de 500 metros de altura. 

Gracias a su existencia ciudades como la de Calama pueden sobrevivir en tan rudas condiciones. 

San Pedro de Atacama

En el norte de Chile, a 98 kilómetros de Calama, se encuentra un pequeño pueblo de adobe y vida apacible: San Pedro de Atacama. Las culturas ancestrales y viajeros de todo el mundo se mezclan en este antiguo pueblo con calles de tierra en donde nada ni nadie parece tener apuro. En el pueblo hay que pasar obligadamente por la antigua plaza y adquirir artesanías en el Pueblo de Artesanos, donde también se pueden recorrer sus talleres y descubrir como mantienen viva sus tradiciones.

Las sorpresas llegan saliendo del pueblo: géiseres activos, lagunas que destacan por sus intensos colores, y deslumbrantes salares que sorprenden. Es el ámbito perfecto para quienes aman la aventura pudiendo recorre el desierto en bicicleta, hacer Sandboard en las dunas o disfrutar de una vista privilegiada en globo aerostático.

Su cielo estrellado permite la observación astronómica como casi en ningún otro lugar del mundo. ¡No por nada abundan los observatorios astronómicos en la zona!

Un show de la naturaleza

Entre los paisajes más sorprendentes están los Géiseres del Tatio, a 4200 metros sobre el nivel del mar. Para observar estas fumarolas de agua extremadamente caliente (emerge a 85 grados C) hay que salir muy temprano a la mañana y recorrer en el frío de la madrugada los 98 kilómetros que lo separan de San Pedro de Atacama. Una vez allí se llega al grupo más grande de géiseres del hemisferio sur y el tercero más grande del mundo, tras Yellowstone (Estados Unidos) y Reserva natural Kronotski (Rusia). Se trata de unos 80 geiseres que emiten chorros de agua que pueden alcanzar los 76 centimetros en promedio, con algunos cuya altura máxima son los 5 o 7 metros, y cuya mayor actividad se da a primera hora de la mañana (entre las 6 y las 7 hs.) de ahí el madrugón.   

En los alrededores se ubican algunos pozones termales donde está permitido bañarse, el final ideal para sacarse el frío del desierto de Atacama. 

Este texto pertenece a la campaña de Ciudadanos Viajeros para viajar sin romper la cuarentena obligatoria, bajo la consigna #YoMeQuedoEnCasa. Para seguir leyendo sobre otras películas ingresá acá.

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre