Los destinos más peligrosos del mundo

0
235

Playas infestadas de tiburones, remolinos de agua de diez metros de diámetro, carreteras congeladas, cuevas que atrapan a los buceadores o montañas asesinas. Repasamos algunos de los lugares naturales más bellos y peligrosos de nuestro Planeta. En estos destinos toda precaución es poca.

Cueva Gouffre Berger (Francia): La cueva del muerte

Descender a la cueva Gouffre Berger es un verdadero viaje al centro de la Tierra. Situada en el sureste de Francia, esta caverna es una de las más temidas por los exploradores, tanto que es conocida como la ‘cueva de la muerte’. Con más de 1.200 metros de profundidad y un lago en su interior, se trata de unas de las grutas calizas subterráneas más profundas del mundo. Su gran peligro reside en que, si llueve, la cueva se inunda, atrapando a todo aquel que se encuentre en su interior. Varias personas han perdido aquí la vida.

La Piscina del Diablo (Zambia): un chapuzón salvaje y arriesgado

¿Preparados para un chapuzón salvaje y arriesgado? Viajamos hasta las Cataratas de Victoria, en el continente africano, para descubrir la piscina natural más peligrosa: Devil´s Pool o Piscina del Diablo. Se trata de una poza excavada en la roca en el mismo borde de las cataratas. En este punto, el río Zambeze se precipita con violencia desde más de cien metros de altura. Una pared de roca natural bajo el agua protege a los bañistas de ser arrastrados por la corriente cuando el nivel del agua es bajo. De todos modos, mejor no tentar a la suerte.

Annapurna (Himalaya): la más peligrosa de los ochomiles

La montaña de Annapurna es la décima más alta del mundo y la número uno en mortalidad. Cuatro de cada diez alpinistas mueren en el intento de conquistar el más peligroso de los ochomiles. Sus paredes verticales de hielo, sus avalanchas y sus grietas mortales son algunas de las razones por las que hacen de esta cumbre la más temida. Entre sus víctimas, recordamos a dos españoles: Iñaki Ochoa de Olza (en 2008) y Tolo Calafat (en 2010) .

Puente de Hussaini (Pakistán): el más peligroso del mundo

El Puente colgante de Hussaini es uno de los más peligrosos del mundo. Basta una imagen para convencernos de ello. Cruzar esta pasarela a gran altura sobre el río Hunza, al norte de Pakistán, supone una aventura al puro estilo Indiana Jones. El puente, rodeado de las cadenas montañosas del Himalaya y los Karkorams, es muy antiguo y está mal conservado, tanto que faltan tableros de madera. Un mal paso puede hacernos caer al agua. Eso sí, las vistas desde el puente son todo un regalo para la vista.

Blue Hole (Belice): un verdadero imán para los buceadores más valientes

En el caribeño mar de Belice existe un lugar que es un verdadero imán para los buceadores más valientes. Hablamos de Blue Hole. Un enorme agujero azul de 305 metros de diámetro y 123 metros de profundidad que en la Era de Hielo formaba un sistema de cavernas. Ahora son cuevas submarinas de paredes verticales cuya belleza encierra un gran peligro para los buceadores que no tomen precauciones. Para alcanzar la entrada a la caverna hay que descender al menos 34 metros. A esa profundidad, el buzo cuenta con sólo unos pocos minutos antes de que el aire que respira se vuelva peligroso por los altos niveles de nitrógeno que acumula en la sangre.

La montaña sagrada de Hua-Shan (China): el premio es sobrevivir

Alcanzar la montaña sagrada de Hua-Shan en China no es apto para cualquier persona. Para subir a su cumbre, hay que atravesar uno de los senderos más escarpados y peligrosos que existen. Es tan difícil superar este sendero, que cada año se registran más de un centenar de muertes. Las partes más arriesgadas del recorrido son las conocidas como ‘Changong Zhandao’, una pasarela de tan sólo 30 centímetros de ancho sobre un acantilado totalmente vertical; y el ‘Dragón Negro’, un tramo esculpido en una empinada arista de roca de tan solo unos centímetros de ancho. Tablones temblorosos, cadenas oxidadas y escalones casi imposibles son otras duras pruebas para llegar a la meta. El premio: sobrevivir.

Lago Nyos (Camerún): el lago explosivo

“Monstruoso”, “explosivo”, “asesino”… no hay peores calificativos que los que se usan para describir al Lago Nyos, uno de los más peligrosos del Planeta. Situado en Camerún, este lago volcánico fue el causante de la erupción límnica más grave de la historia. En 1986, una explosión de dióxido de carbono mató a unas 1.800 personas y a 6.000 cabezas de ganado. El lago explotó como si fuera una bomba.

Playa Fish Hoek (Sudáfrica): el paraíso de los tiburones blancos

Los tiburones blancos son los reyes de la Playa Fish Hoek, en Sudáfrica. Cada año decenas de bañistas son atacados por estos grandes escualos, que con la llegada del calor se vuelven agresivos. Estas aguas atlánticas albergan una de las mayores poblaciones de tiburones blancos. Una bandera avisa del peligro de los ataques. ¿Alguién le apetece un baño?

Sahara (África): una travesía peligrosa

El Sahara, el desierto más extenso, es también uno de los rincones del mundo más peligrosos si no se toman precauciones. Atravesar este paraíso de arena requiere estar bien informado, conocer las rutas a seguir y prepararse bien para soportar temperaturas extremas, posibles golpes de calor, e incluso el encuentro con animales peligrosos como escorpiones o víboras. Lo importante aquí es no perderse.

Selva Amazónica (Sudamérica): la fauna más salvaje y peligrosa

A orillas del río más caudaloso del mundo, el Amazonas, crece con el mismo nombre el mayor bosque tropical, el más exuberante, colorido y espectacular del mundo. Pero también el más peligroso. Adentrarse en el Amazonas tiene sus riesgos. En su interior vive una fauna salvaje fascinante: jaguares, anacondas, anguilas eléctricas, ranas venenosas, caimanes, tarántulas, pirañas, etc. A lo que hay que añadir los diferentes tipos de insectos, para los que el hombre se convierte en carne de cañón. La picadura de una hormiga isula, por ejemplo, es neurotóxica y capaz de producir taquicardias.

Estos son sólo 10 de los destinos más peligrosos y cautivantes del mundo para aquellos que disfrutan de la adrenalina y peligro.

Fuente: https://www.traveler.es/

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre