Invictus, el alma no tiene color

0
860

Luego del Apartheid las heridas quedaron abiertas para Sudáfrica. Esta situación fue reflejada en Invictus, una película que además recorre un destino que vale la pena conocer. 

Dirigida por Clint Eastwood, “Invictus” (2009) cuenta cómo el Presidente Mandela y el rugbier François Pienaar se unieron para convertir sus esperanzas individuales: la esperanza del presidente unificar su país y la del capitán hacer que el equipo de la nación ganara la Copa del Mundo, en un objetivo compartido bajo el lema “Un equipo, un país”.

Al comienzo de “Invictus”, Nelson Mandela, un hombre que estuvo en prisión por luchar contra el Apartheid, es elegido presidente de una Sudáfrica  que sigue estando muy dividida. Aunque el régimen terminó oficialmente, las actitudes raciales, mantenidas durante mucho tiempo entre la gente, no se pueden eliminar fácilmente.  Con su país al borde del colapso, el Presidente Mandela ve un posible camino en un lugar atípico como el campo de rugby. Mandela espera unificar el país con la ayuda de su equipo nacional, los Springboks.

TIP:

Todas las escenas de la película fueron filmadas en exteriores y en general, se usaron los mismos lugares en donde transcurrieron los hechos reales. 

Ficha técnica:

Dirección: Clint Eastwood. País: USA. Año: 2009. Duración: 134 min. Género: Biopic, drama. Interpretación: Morgan Freeman (Nelson Mandela), Matt Damon (François Pienaar), Marguerite Wheatley (Nerine), Patrick Lyster (Sr. Pienaar), Matt Stern (Hendrick Booyens), Julian Lewis Jones (Etienne Feyder), Penny Downie (Sra. Pienaar), Tony Kgoroce (Jason Tshabalala), Patrick Mofokeng (Linga Moonsamy), Adjoa Andoh (Brenda), Leleti Khumalo (Mary). Guión: Anthony Peckham; basado en el libro “El factor humano” de John Carlin. Producción: Clint Eastwood, Lori McCreary, Robert Lorenz y Mace Neufeld. Música: Kyle Eastwood y Michael Stevens. Fotografía: Tom Stern. Montaje: Joel Cox y Gary D. Roach. Diseño de producción: James J. Murakami. Vestuario: Deborah Hopper. Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España. 

Las locaciones

Una de las escenas más recordadas transcurre en la Reserva Forestal de Tokai, una gran zona que se encuentra en medio del Parque Nacional Montaña de la Mesa, que se ubica a 20 kilómetros al sur de Ciudad del Cabo. Allí Nelson Mandela visita el lugar de concentración de los Springboks. Dicen que en esta zona, que es habitada por monos babuinos que ese día se quedaron en las copas de los árboles divisando la escena. 

Otro sitio memorable es la Isla Robben. La misa se encuentra a media hora de Ciudad del Cabo y allí los visitantes pueden conocer la celda en la que Nelson Mandela pasó más de  20 años y en donde se rodaron algunas escenas. Ahora la prisión está declarada Patrimonio de la Humanidad y cuenta con un museo. Por sus alrededores abundan pingüinos, focas y avestruces. 

En Johannesburgo se encuentra el estadio Ellis Park. Allí, en 1995 Mandela entregó la Copa del Mundo de Rugby al capitán blanco de la selección nacional, François Pienaar.  Con el lema “Un equipo, un país”, se intentaron romper las barreras racistas que aún persistían. En este estadio se llevó a cabo el Campeonato Mundial de Fútbol 2010

Esta ciudad es el centro financiero de Sudáfrica. Posee más de 2 mil parques y entre su idiosincrasia persisten una gran variedad de culturas. Entre las cosas que no hay que perderse en este destino se encuentra el Museo del Apartheid, Constitution Hill (la cárcel para disidentes políticos), Soweto (un conjunto de barrios marginales al suroeste de la ciudad, South West Township), el antiguo mercado de plantas medicinales (Mai Mai Market) o las cercanas cuevas de Sterkfontein (consideradas la cuna de la humanidad). 

Pretoria es otro sitio para recorrer. En esta ciudad se realizó la primera reunión entre Mandela y Pienaar. La escena se filmó en la sede del gobierno, Union Buildings.Entre los principales centros turísticos se encuentra el Monument Hill, mientras se pasea por sus avenidas llenas de jacarandas. A 30 kilómetros  de allí, se puede recorrer las minas donde se descubrió el diamante más grande del mundo o caminar por el borde del cráter Tswaing, que dejó un meteorito.

Este texto pertenece a la campaña de Ciudadanos Viajeros para viajar sin romper la cuarentena obligatoria, bajo la consigna #YoMeQuedoEnCasa. Para seguir leyendo sobre otras películas ingresá acá.

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre