Día internacional del Chocolate: un poco de historia y recomendaciones

0
332

Hoy, lunes 13 de septiembre, se celebra el Día del Chocolate en todo el mundo debido al nacimiento del británico Roald Dahl, quien escribió Charlie y la fábrica de chocolate.

El Día del Chocolate se festeja este 13 de septiembre para la alegría de todos sus amantes a nivel mundial. La festividad surgió en Francia en 1995, como homenaje al escritor británico Roald Dahl, autor de la magnífica historia Charlie y la Fábrica de Chocolate.

Pero esta fecha también contó con el apoyo de los Estados Unidos, y todo por una casualidad, dado que ese mismo día también nació Milton Hershey, el fundador y dueño de la Compañía de Chocolates Hershey.

La mejor forma de celebrar el Día Internacional del Chocolate es disfrutando de este sabroso producto. Además, se puede aprovechar para leer el libro de Roald Dhal o bien para ver cualquiera de las dos adaptaciones cinematográficas que se hicieron de una de sus más reconocidas creaciones. Por esto, te dejamos como recomendaciones de las mejores chocolaterías y bares para tomar chocolate en Buenos Aires:

Cocoabit

Es una empresa familiar joven, creada en el 2014 se dedica a hacer chocolates ¡con especias! Son productos super novedosos, ideales para maridar con vinos y diferentes bebidas blancas como el whisky. También tiene una línea de bombonería clásica por si no te va el chocolate con pimienta.

El producto estrella es la tableta de chocolate blanco con pimienta rosa o aguaribay y el chocolate blanco con sal rosa. Un viaje de ida. Están hechos con chocolate “cobertura” elaborado a base de manteca de cacao y de pasta de cacao artesanal. Las compras se pueden hacer a través de la tienda virtual www.cocoabit.com.ar

Hedonist Chocolate

Esta chocolatería quería recuperar el placer de comer chocolate -y chocolate del bueno- y el nombre no fue casual. Sus dueños explicaron que se identifican con el hedonismo, la doctrina que hace hincapié con el placer y particularmente con el placer inmediato. Su principal ingrediente es el chocolate belga, con rellenos de pastas italianas y cremas de las mejores marcas nacionales. Buscaron romper con todos los moldes y modelos logrando blends diferenciales y diseño en cada bombón como si fuese una única “pieza de chocolate” mediante distintas técnicas vanguardistas. En su propuesta tienen bombones de terciopelo.

Entre los sabores estrellas de esta bombonería están el dulce de leche con ron, el tiramisú, el mango, el pistacho, el champagne y el limón.

Rapanui

La historia de Rapanui nos lleva a Italia a principios del siglo XX. Allí vivía Aldo Fenoglio, que conocía y sostenía la tradición familiar: la elaboración del chocolate artesanal. Aldo e Inés Fenoglio llegan a San Carlos de Bariloche en el año 1948, eligen un lugar sobre la calle San Martín 66 y abren la primera chocolatería artesanal de Bariloche, llamada Tronador.

Diego, uno de sus hijos, con 18 años de edad, mostraba un interés especial, con un perfil muy similar al de su padre, detallista, exigente y dedicado, quien forjaría el nuevo y renovado camino de esta tradición chocolatera. Con los conocimientos heredados, su valioso legado y la experiencia acumulada durante décadas, decide iniciar una nueva empresa chocolatera en la ciudad, y así nace Rapanui.

Los más elegidos en Rapanui son los “Franui”, frambuesas de la Patagonia bañadas en dos chocolates, los “Nuicciolato”, barritas de nuicciola (crema de cacao y avellanas) y avellanas enteras, los “Marroc”,barritas de cacao y crema de maní, las “Trufa trinidad de avellanas”, crocante tuille de avellanas combinado con crema de avellanas, bañada en chocolate leche y coronada con el toque rústico del fruto tostado y las “Milhojas”, finas y crocantes láminas de chocolate con leche, amargo o blanco, unidas por delicioso dulce de leche.

-La Giralda

Decir chocolate caliente y no agregar “con churros” en este legendario y notable bar céntrico es casi imposible. Te lo sirve un mozo a la vieja usanza, y es espumoso, aromático y con la cremosidad justa (ni tan líquido, ni tan espeso).

El ambiente, clásico y despojado, te transporta y te hace sentir que estás en uno de esos espacios que conservan su magia pese al paso del tiempo. Si lo acompañás de churros, pedilos bañados en chocolate (ya que estamos).

Florida Garden

Otro clásico de los clásicos de la zona del centro porteño, donde los mozos usan moño, muchas mesas tienen manteles, y el ambiente es el resultado de una mezcla de turistas, oficinistas, y clientes habitués, de esos que hacen una o varias paradas obligadas en el día para tomarse un cafecito, almorzar, o degustar su pastelería. Y como no podía ser de otra manera, el chocolate caliente es la opción para abstraerse por un rato en pleno Lavalle y Florida: servido en dos jarras (una con chocolate, y otra con leche) para mezclar a piaccere en un tazón, podés pedirla con churros de lunes a viernes, o con una rica porción de torta.

Dalone

Otro infaltable de zona norte: si andás por esos pagos, no dejes de pasar por tu chocolate caliente en este local súper canchero, con sus pisos dameros y su color verde agua. Vale la pena, ya que la receta que usan hace la diferencia: la mitad de la taza está llena de chocolate puro (en lugar de amargo, usan chocolate con leche en trozos, lo que le da un toque dulce y diferente al resultado final). Y a eso se suma la leche, cremada con vaporera hasta llegar a la temperatura ideal sin quemarla, para que quede dulce y bien espumosa.

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre