“Cruella” por las calles de Londres

0
1375

“Vivienne Westwood enfrentándose al establishment de la moda y de la sociedad, ese Notting Hill con casas okupas”. Es la imagen que le vino a Craig Gillespie cuando le ofrecieron dirigir la historia del origen de una de las villanas más icónicas de Disney, Cruella de Vil.

El Londres setentero de The Clash, de David Bowie, The Stooges, de Vivienne Westwood es el Londres en el que crece Estella, el nombre original de Cruella, en una casa okupa con sus dos amigos, Jasper (Joel Fry) y Horace (Paul Walter Hauser). En ese Londres explota su espíritu rebelde. Ella había nacido para desafiar el mundo y qué mejor momento esa década en la capital inglesa.

Y, precisamente, por eso, Gillespie se negó a encerrar toda la producción en estudios y platós (rodaron en los de Shepperton). Quiso sacar a Cruella y la película a las calles de Londres, algo no tan habitual en un filme de este tamaño. A lo largo de 65 días en el otoño de 2019 rodaron en 32 localizaciones naturales en Londres. Aunque, obviamente, tuvieron que alterar e intervenir mucho los espacios porque de los 70 a hoy muchas cosas han cambiado.

Una de las localizaciones más reconocibles e importantes, ya desde el tráiler, es Liberty London, las famosas galerías comerciales londinenses, situadas en el Soho, un sueño para alguien como Estella, que soñaba con ser diseñadora de moda. El día llega, consigue su trabajo allí, solo que acaba limpiando suelos.

Como no cierran nunca en Liberty, solo tuvieron una mañana temprana de domingo para rodar las escenas de exterior cuando Estella (Emma Stone) llega con toda su ilusión. El resto de planos más cerrados de la fachada o los interiores los recrearon en plató, confirma la directora de arte, Fiona Crombie. Salvo las oficinas que limpia la protagonista a conciencia y encontraron en otro edificio de la ciudad.

La guarida de la pandilla de Estella la construyeron en un plató, aunque sí se inspiraron y tomaron como referencia “aquellos edificios grandiosos de Notting Hill y el centro de Londres que estaban abandonados en los 70”. Cerca de allí, a Portobello Road, va en busca de telas e inspiración para revolucionar la moda y reventar el sistema. 

Otro de los lugares que Estella venera en su llegada a Londres es Regent’s Park. En su fuente se sienta por primera vez cuando llega allí, sola. Allí conoce a Jasper y Horace. Allí hará una de sus más provocadoras apariciones como Cruella.

Regent’s Park está más cerca del Londres opuesto que representa la némesis de Estella/Cruella en la película, La Baronesa (Emma Thompson), una mujer rica, muy rica, la diseñadora más famosa y respetada del momento… aunque quizá se le esté acabando el momento. Para los exteriores de su taller, The House of Baroness, inspirados en los de Christian Dior, eligieron Westminster, al lado de The Mall. Y para alguna de sus apariciones, otras localizaciones señoriales de la ciudad, como Old Royal Naval College en Greenwich.

Para encontrar su mansión urbanita y su castillo de campiña, Hellman Hall, salieron de Londres. Los exteriores de la primera los rodaron en RAF Halton, una estación militar en Buckinghanshire. El tenebroso castillo, donde tienen lugar sus excéntricas fiestas, es una localización conocida en pantalla: Englefield House, cerca de Reading. La has visto en X-Men: Primera generación y hasta en The Crown, pero te costará reconocerla porque, gracias a efectos visuales, le han dado ese aspecto de villana de cuento, de villana de Disney, de la mejor villana, Cruella, darling.

Fuente: https://www.traveler.es/

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre