Anthony Bourdain: la última guía de viajes del chef más irreverente

0
553
Geo Planeta publica en España el libro póstumo de Anthony Bourdain. Imagen: Geo Planeta.

‘Comer, viajar, descubrir’ es un libro póstumo del chef y viajero (y su asistente Laurie Woolever) que invita a viajar por el mundo y sus sabores.

Nunca pretendió ser “periodista, crítico ni paladín de nada”. Ni siquiera dar al público “todo, lo que necesita saber sobre un lugar”. El chef Anthony Bourdain (1956-2018) se consideraba, por encima de todo, un “contador de historias”.

Hasta su sonado suicidio, en un hotel de Kaysersberg-Vignoble (Francia) a los 61 años cuando rodaba un episodio sobre la cocina de Estrasburgo para su programa Parts Unknown, de CNN, viajó por todo el mundo para conocer del último sitio de moda en su ciudad, Nueva York, a una comuna tribal en Borneo, pasando por ciudades cosmopolitas como Buenos Aires, París, Shanghái y Barcelona pero también por desiertos y selvas como los de Omán y Tanzania.

Anthony Bourdain plasma en este libro experiencias en 43 países. Imagen: Geoplaneta

A su vuelta, contaba lo que estos lugares le habían hecho sentir, dando lugar así a relatos fascinantes, escritos de forma cruda, que destilan humor y fascinación a partes iguales.

Ahora esos relatos, recopilados y ampliados por su ayudante durante años, Laurie Woolever, se publican en su obra póstuma: Comer, viajar, descubrir (Planeta Gastro).

‘Comer, viajar, descubrir’

La obra ve la luz casi tres años después del fallecimiento de Bourdain, un chef que marcó el camino de muchos, cuya muerte lamentaron desde Gordon Ramsay a Albert Adrià, Jamie Oliver, David Chang, Nigella Lawson José Andrés.

Chef, estrella mediática y divulgador gastronómico, con sus textos no buscaba ofrecer una guía en sentido estricto, pero sí encontramos consejos sobre cómo llegar, dónde comer o dónde hospedarse –pero también qué evitar– en destinos de un total de 43 países, que integran un particular atlas del mundo.

Etxebarri fue uno de los restaurantes que enamoraron a Anthony Bourdain. Foto: EFE.

Las páginas, que destilan su característico ingenio ácido, parten de sus viajes a lo largo de casi cuatro décadas de oficio profesional, que Woolever documenta, comprueba y edita, además de añadir contexto para cada destino, así como información sobre aeropuertos o transportes, pasajes de sus programas televisivos y testimonios de quienes les acompañaron, además de intercalar todo tipo de anécdotas con Bourdain.

Y tiene todo un capítulo dedicado a España.

Hijo adoptivo de Arzak

¿Qué decía Bourdain de España? Según cuenta en su libro, en un “mundo perfecto”, el mismo hubiera vivido en San Sebastián, adoptado por Juan Mari Arzak y como hermano de Elena Arzak.

Visitó dicho país en 2002 y quedó cautivado por su cultura gastronómica, como él mismo explica, que definía como una “mezcla de tradición y de técnicas y conceptos de los más avanzados del mundo”.

San Sebastián le pareció nada menos que “la ciudad donde mejor se come de toda Europa”. Y no solo en sus restaurantes de alta cocina, como el tres estrellas Michelin de Arzak, Ganbara en San Sebastián, Elkano en Getaria, y Etxebarri en Axpe, actualmente el tercer mejor restaurante del mundo según el ranking de Opinionated About Dining (OAD).

En San Sebastián, donde se veía residiendo, se come bien hasta en las tabernas “más corrientes”.

Bourdain conoció también Barcelona, que definió como “la ciudad más interesante gastronómicamente fuera de Asia” y donde recomienda los montaditos de Quimet & Quimet y las conservas de la taberna Espinaler.

Chicago, la mejor ciudad del mundo

Santa Mónica (EE.UU.). Vista de un mural pintado en memoria de Anthony Bourdain en una pared del restaurante Gramercy.

Pese a residir en Nueva York, su ciudad natal, el chef se rinde a la escena culinaria de Chicago, “una de las ciudades verdaderamente extraordinarias del mundo”, donde grabó capítulos para sus programas No Reservations (2005-2012), The Layover (2011-20013) y Parts Unknown (2013-2018),

Bares, casas de hot dogs y de bocadillos y chefs locales son escrutados por Bourdain, que también habla de otros aspectos, como los aspirantes a artistas y la grandiosa arquitectura que define la ciudad.

“El que sabe sale hacia el aeropuerto medio dormido, con la barbilla manchada de grasa procedente de un sándwich de carne italiana y eructando mostaza del hot dog Red Hot de la noche anterior, mientras intenta recordar a quién debe pedir disculpas por los incidentes que puedan haber ocurrido. Ah, Chicago, ciudad de las maravillas”.

Buenos Aires: de parrillas y terapeutas

De la capital argentina dijo el chef que “Tiene una atmósfera apesadumbrada, triste, dulce, que me encanta, y que casa bien con la arquitectura”.

En Buenos Aires se sometió a una sesión con una psicóloga ante las cámaras de Parts Unknown, a quien relata la espiral depresiva que le puede causar una mala hamburguesa de aeropuerto, y después acudió con ella a un asado tradicional en las Talas del Entrerriano.

“En la parrilla se asan muchas partes de seres que alguna vez estuvieron vivos para consumo de los porteños que se quedan en Buenos Aires. Bajo el fuego la carne reina, y nosotros trataremos de honrar la llama”.

Melbourne, una cultura ‘cada vez más ancha’

Melbourne era otra ciudad que le fascinó y que prefería por encima de Sídney. “Yo siempre me he sentido muy conectado con la mafia gastronómica de Melbourne, una adorable cuadrilla de chefs nativos y británicos de visita que llevan ya bastante tiempo obrando su magia allá en la lejanía”.

Allí recomienda lugares como Queen Vic Market, un extenso y concurrido mercado de verdura, pescado, productos lácteos, carne, aguacate, rape y “los mejores cortes de carne”, Dainty Sichuan, un restaurante de cocina regional sichuanesa (China) o Supper Inn, un modesto local cantonés del barrio chino.

Los amantes de la gastronomía y los viajes encontrarán también en “Comer, viajar, descubrir” opiniones de su autor sobre la “hipocresía” estadounidense en relación al fervor que profesan por la cocina mexicana mientras rechazan la inmigración o sobre la comida basura –a su propia hija le contaba que el payaso Ronald McDonald secuestraba niños-.

Cómo encontrar los paladares de Cuba, restaurantes privados y clandestinos legalizados desde 1993 o dónde comer el mejor chivito, el pantagruélico bocadillo nacional de Uruguay, son otros de los consejos que desfilan por estas páginas.

Fuente: https://www.tendenciashoy.com

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre