A puro pulmón y tesón, la historia de Fitzcarraldo en la Patagonia

0
2286

El sábado pasado en nuestro programa de radio “Ciudadanos Viajeros” hablamos con Marcelo Jannes, fundador y creador de Glaciar Sur que nos contó una increíble historia que no se escucha todos los días y queremos compartirla con vos.

Marcelo Jannes es ex guardaparques del Parque Nacional Los Glaciares y uno de los fundadores y creadores de Glaciar Sur. Su empresa propone dos excursiones, una lleva a conocer el Glaciar Perito Moreno con una navegación previa visita a una estancia patagónica, y otra permite llegar hasta los glaciares más australes y desconocidos del parque: Glaciar Sur Pioneros y Glaciar Sur Aventura.

Cuando ya no trabajaba más como guardaparques, se propuso hacer conocer los lugares increíbles que había vivenciado a quienes llegaban a El Calafate, lo cual no fue tarea fácil. Su meta fue hacer llegar a turistas hasta al anfiteatro natural que conforman los glaciares Dickson, Cubo y Grande, en la sección sur del Parque. Calculó que la mejor manera de hacerlo era navegando el hasta el final del brazo sur desde Estancia Nibepo Aike.

En el 2019 los fuertes vientos y el sol habían ido desgastando las pequeñas embarcaciones que se usaban para la excursión. Así surgió la idea de llevar un semirrígido de mayor eslora hasta el Lago Frías. Se busco la embarcación adecuada y se planificó como se lo haría llegar. El plan A fue trasportar el semirrígido en parte por tierra, luego hacerlo navegar el Lago Argentino, y finalmente cargarlo con un helicóptero desde la costa del lago argentino hasta el Lago Frías, evitando así trasportarlo por un bosque tupido donde no había camino para acarrearlo.

El plan A se puso en marcha a fines del 2019. Todo salió de acuerdo con lo planificado hasta el momento de hacer volar el casco hasta el lago Frías con el helicóptero. Luego de varios intentos no pudo levantar el semirrígido, de más de 620 kilos. Sin helicóptero, Marcelo debió replantear la logística. “Pensamos que pesaba menos de 500 kilos, por lo cual habíamos contratado un helicóptero para que lo pueda llevar porque no había otra manera de hacerlo. Cuando vino el helicóptero pudimos llevar el motor por aire hasta el lago frías pero el semirrígido no lo puedo cargar”.

Pasaron del plan A al plan menos pensado, el plan Z, que consistió en cargar el semirrígido a lo largo de 6 kilómetros. Por suerte rápidamente se anotaron amigos y familiares para ayudar en el desafío de acarrear. Más de 20 personas participaron en la hazaña de mover la gran embarcación a la antigua, puro pulmón y tesón. Sin lugar a dudas su experiencia como guardaparque lo ayudó ya que conoce los rincones más inaccesibles de los parques.

“Cuando se iba por el rio el equipo se turnaba de a grupos para ir llevándolo, ya que la temperatura del agua de 3 o 4°C entumecía rápidamente los pies. 10 días después lo logramos. No podés imaginarte la alegría de todos. Fue una epopeya, en su momento pensamos que no íbamos a poder llegar. Hoy en día la lancha lleva el nombre de Fitzzcarraldo y está perfectamente en funcionamiento”

Lleva su nombre por la película de Werner Herzog de 1982 en que un irlandés decide llevar un vapor de 320 toneladas a través de la selva amazónica con ayuda de indígenas.

Para escuchar nuestra charla con Marcelo Jannes, entrá a este link

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre