5 lugares imprescindibles en Sevilla

0

La ciudad a orillas del Guadalquivir se convierte por estos días en uno de los destinos preferidos de España. La Feria de Abril (¡esta vez en mayo!) invita a recorrerla y ponerla en la lista de aquellos lugares que debemos conocer, aunque sea una vez en la vida.

El sol de Andalucía le pone un encanto especial, que se multiplica a través de su cultura, su gastronomía y su arquitectura.

Un viejo dicho popular nos dice ‘Quien no ha visto Sevilla, no ha visto maravilla‘.

Este es el ránking de lo que no deben dejar de ver en Sevilla

1-Catedral de Sevilla y la Giralda. La Catedral de Sevilla es uno de los monumentos históricos más importantes de la ciudad. Su construcción empezó en el siglo XII como una mezquita, y de la misma época es la Giralda, el campanario que en su origen era el alminar de la mezquita. El estilo de la catedral mezcla el arte árabe con el mudéjar, el gótico, el renacimiento y el barroco. Destaca su impresionante fachada, imponentes pórticos y su sobrecogedor interior.

En la Capilla Real se encuentran las sepulturas del Rey San Fernando, Alfonso X el Sabio, Pedro el Cruel o Cristóbal Colón, cuyos restos mortales fueron confirmados el 2006.

La Giralda, por otro lado, cuenta con muchos recuerdos de su período musulmán, como el Patio de los Naranjos. Aunque fue convertida en el campanario de la catedral, puede observarse su estructura de minarete. A lo largo de los años, no obstante, se le añadieron dos niveles más para alcanzar sus 92 metros de altura.
Te recomendamos subir a ella para disfrutar de una de las mejores vistas a la ciudad. La subida se hace desde el interior de la catedral a través de una ancha rampa y lo mejor es reservarlo con días de antelación para ahorrarse las colas.

2- Real Alcázar de Sevilla. El Real Alcázar de Sevilla destaca por su enorme importancia histórica y su complejidad y belleza arquitectónica. Se trata de los conjuntos de palacios árabes mejor conservados de Europa.
El Palacio está lleno de mitos o leyendas como el aljibe árabe que hay bajo el Patio del Crucero, denominados los Baños de María de Padilla, en honor a la amante del rey o el Patio de las Doncellas, que podría ser el más conocido del monumento, gracias a la leyenda que cuenta que los gobernantes musulmanes de Sevilla pedían a los reinos cristianos norteños 100 doncellas vírgenes.
El famoso Patio de las Muñecas debe su nombre a que hay nueve caritas de muñecas talladas en las columnas de los arcos. Dice la tradición que encontrarlas trae suerte. Y el Real Alcázar también es protagonista de la famosa serie Juego de Tronos donde da vida al reino de Dorne, reino bajo el poder de la familia Martell.

3- Torre del Oro. Los edificios más bonitos de Sevilla transportan al viajero a una de sus épocas más esplendorosas: la almohade. Aunque no es tan alta como la Giralda, para muchos turistas es más bonita que esta por su ubicación a orillas del Guadalquivir.
Los árabes construyeron la Torre del Oro en el 1220 para defender la ciudad y el Alcázar frente a cualquier invasión pirata. Posteriormente se utilizó como capilla y prisión, y en la actualidad alberga el Museo Naval de Sevilla.
Su nombre no se debe a que, tal y como cuentan algunas leyendas, se utilizó como almacén de oro y plata proveniente de América. Se le llamó Torre del Oro ya desde la época almohade por el brillo del mortero de cal y paja y su reflejo en el río. Otra teoría afirma que antiguamente estaba revestida de unos azulejos que le daban esa impresión.

4- Plaza de España. Uno de los lugares favoritos para los turistas. Construida para la Exposición Iberoamericana entre 1914 y 1929 de estilo mudéjar, está decorada con ladrillo a vista y mármoles, lo que le da un toque renacentista muy interesante.
La plaza está orientada al río mostrando el camino hacia América. Esto se interpreta como un guiño del abrazo de España a las antiguas colonias. Sus cuatro puentes simbolizan las cuatro coronas de España (León, Castilla, Aragón y Navarra).
Los 48 bancos que rodean la plaza y que hacen referencia a las capitales de provincias españolas. Sus cerámicas ilustran un mapa, un hecho histórico y sus escudos. Es muy típico una foto turística junto a la provincia de origen.

5- Barrio de Santa Cruz. El Barrio de Santa Cruz de Sevilla es una consecución de laberintos de callejuelas por el antiguo barrio judío, que contrasta con sus casas señoriales y sus típicos patios y plazas, como la de Santa Cruz, donde se encuentran los restos del famoso pintor Bartolomé Esteban Murillo.
Dentro del barrio podrás realizar una ruta junto a la antigua muralla desde los intramuros, esto te llevará a conocer algunas de las callejuelas más especiales. Por la judería y el emblemático Callejón del Agua, te empaparás de la esencia de este barrio, cuyo recorrido culmina en los Jardines de Murillo.

Y nadie se puede ir sin visitar un «tablao», ya que Sevilla es la cuna del Flamenco. Te recomendamos que vayas a algún tablao para disfrutarlo en directo. Por poco más de 35 euros sentirás la energía de la música, el baile y el ritmo tan marcado de este arte que pone los pelos de punta a todos sus espectadores.
El Tablao Los Gallos, (Plaza Santa Cruz 11) es uno de los más antiguos, puesto que funciona desde 1966 y en Triana hay otro que merece mucho la pena: CasaLa Teatro, un espectáculo íntimo para tan solo 28 personas donde saborear el embrujo de diferentes géneros del flamenco, como los tarantos, las soleás o las bulerías.

Fuente: https://www.visitasevilla.es





Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre