10 consejos para hacer el Camino de Santiago

0

Para muchos es el viaje de su vida, ya sea por convicción religiosa o como un desafío personal y un intento de encontrarse a uno mismo. Pero, sea como sea, es una experiencia única que merece prepararse con tiempo y estar atentos a todos los detalles.

Hay experiencias que deben cumplirse, al menos, una vez en la vida. Una de ellas es hacer el Camino de Santiago. Si eres un amante de la naturaleza, el deporte, la gastronomía y aceptás los desafíos, seguramente este es el viaje perfecto.

¿Qué camino escoger? 

Si es la primera vez, sugerimos realizar el Camino Portugués; ya que es el que tiene mejor infraestructura y servicios, mayor número de peregrinos (sin la masificación del Camino Francés) y el que está mejor señalizado. Además, cuenta con variantes muy interesantes con respecto a la ruta oficial y cruza muchos bosques y esplendorosas zonas de viñedos. Entra en Galicia por Tui y, hasta su llegada a Santiago, transcurre por el cinturón más poblado de Galicia, pasando por ciudades como Pontevedra y pueblos históricos como Padrón o Cuntis.

¿Cuál es la mejor época para hacerlo? 

Los mejores meses para adentrarse en esta aventura son mayo y junio. También, se recomienda hacerlo al comienzo del otoño, ya que las temperaturas siguen siendo suaves y perfectas para caminar durante horas.

¿Hay que entrenar antes? 

No es necesario ser un atleta, el camino no entiende de edades ni sexos; pero sí es recomendable tener una cierta preparación. Lo ideal es salir frecuentemente al menos un mes antes de empezar el Camino. Hay que comenzar con caminatas cortas por terrenos sin demasiado cambio de pendiente, 4 veces por semana; y, gradualmente, ir aumentando la distancia, e incluso salir al campo para hacer alguna ruta de senderismo. Lo importante es no apurar y evitar darse una paliza una semana antes, que solo servirá para comenzar el viaje con los músculos cargados y con riesgo de lesiones.

¿Cuántos Km se recomienda hacer por etapa?  

La distancia media puede ser de 15-20 kilómetros o, incluso, 25 o 30 km. Lo importante es adaptar la distancia de cada etapa a la condición física de cada uno, y no olvidarse de que lo importante es disfrutar de la experiencia. Además, hay que tener en cuenta que hay que hacer paradas cada hora, hora y media para descansar y tomar un snack.

¿Qué mochila llevar? 

Para evitar que la espalda se cargue innecesariamente, es importante que la mochila tenga correas de hombros ergonómicas, acolchadas y ajustables; así como cinturones ajustables, tanto para el pecho, como para la cintura. Y, por supuesto, llevar lo justo y necesario. Existen multitud de empresas de confianza que por un precio muy económico trasladan el equipaje de una etapa a otra; algo que hará de tu Camino, una experiencia mucho más cómoda y agradable.

¿Cuál es el mejor calzado? 

El calzado es una de las partes más importantes del equipo de un peregrino. ¡Importantísimo! no se puede estrenar calzado nuevo en el Camino de Santiago. Lo ideal es que ya lo hayas usado en tus caminatas de preparación previas al viaje, para que no esté demasiado rígido y pueda causarte rozaduras o ampollas. Lo habitual para los meses fríos son las botas de montaña; y, para los meses de verano, unas buenas zapatillas de trekking, con suelas específicas que consiguen que el pie transpire mejor. Hay quienes recomiendan sandalias de senderismo.

Otro tipo de material que es un must 

No hay que olvidar una gorra, gafas oscuras y crema solar de protección fuerte para estar preparado para estar tantas horas a la intemperie. También, es importante la elección de los calcetines; descarta los de algodón y escógelos sin costuras, para evitar las rozaduras y hechos de fibras, para que los pies transpiren bien.

¿Qué hacer en caso de molestias o lesiones? 

Tomar descansos o incluso invertir un día en recuperarse. Para evitar que esto ocurra, es importante vigilar la pisada, apoyando siempre todo el pie y adaptando el paso a los cambios de pendiente. No olvides estirar todos los músculos antes y después de cada etapa, y masajear los pies. O incluso, si lo necesitas, recurrir a uno de los tantos fisioterapeutas especializados que hay a lo largo de los pueblos que recorren el Camino.

¿Dónde alojarse? 

En todas las Rutas Xacobeas existe una amplia red de albergues donde hospedarse. Aunque, si prefieres la comodidad y, sobre todo, la privacidad, lo mejor es optar por hoteles boutique que ofrecen la posibilidad de disfrutar de un espacio más íntimo y con más tranquilidad. Un buen descanso marcará la diferencia entre un Camino inolvidable o una experiencia viacrucis.

¿Qué comer en el Camino? 

Si eres un amante del buen comer, este es tu viaje. El Camino de Santiago, además de una superación personal, es también una travesía gastronómica que te hará ir pasando por pueblos famosos por su cocina y probar sus platos más típicos. ¿Imprescindibles? Pulpo «a feira», empanada, caldo gallego, pimientos de Padrón, marisco fresco…y, por supuesto, tarta de Santiago.

Ahora sí, a encarar el camino de la mejor forma y éxitos.

Nota del Editor: Las recomendaciones fueron preparadas por Casa A Pedreira, uno de los hoteles boutique más recomendados del Camino Portugués. Se encuentra en el corazón de las mágicas Rías Baixas, en Cuntis.

Fuente: https://www.caribbeannewsdigital.com / https://www.caminodesantiago.gal

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre