Los bosques petrificados de Jaramillo, un viaje hacia el origen del Planeta.

0
53

El Corredor del Viento y el Corredor de la Ruta Azul santacruceños se unen en una travesía imperdible al visitar el Parque Nacional Bosques Petrificados que abre sus puertas este verano 2021. Acompañado por una Audio guía vehicular se llega hasta el Portal.  En los senderos se pueden ver troncos de hasta 35 metros de largo. Son 150 millones de años a nuestros pies.

La propuesta de esta región, inicia en las localidades de Jaramillo y Fitz Roy, verdaderos museos al aire libre de la historia patagónica, que invitan a los visitantes a un recorrido audioguiado donde las antiguas estaciones de ferrocarril y las huelgas obreras de la Patagonia Rebelde son los protagonistas de una narración completa que se combina con música e interpretación de artistas locales

Fue en tiempos de los dinosaurios cuando estos árboles poblaban la región y formaban un bosque. Son testigos del tiempo. Se petrificaron y los troncos yacen en forma de colosales columnas de piedra. Se puede caminar junto a ellos y si ponemos atención al suelo vamos a notar que entre las areniscas una alfombra de astillas de piedra que cubre el sendero y la superficie del  sitio, son restos del bosque petrificado. 

Muchos se preguntan porqué existía un bosque de araucarias de tal tamaño donde hoy observa más y más estepa.  La respuesta es simple y sorprendente. Este bosque estaba en pie, antes de la formación de la cordillera de Los Andes y por eso hace más 150 millones años el clima era mucho más húmedo. Pero, además, las erupciones volcánicas que surgieron al levantarse la cordillera, sepultaron con cenizas este bosque y estas cenizas lo petrificaron.

Con diámetros de tres metros los troncos alcanzan a medir unos 35 metros y en su recorrido permiten dimensionar lo que fue este lugar en tiempos remotos.

Durante los años previos a la pandemia, visitantes de todo el mundo llegaban para conocer este sitio que es el único en su tipo, y en este verano 2021, es un motivo de viaje y atractivos para los argentinos que rumbean hacia esta Patagonia austral y para los santacruceños que aman su territorio.

La aparente soledad de estos paisajes santacruceños, es justamente sólo aparente, la región está poblada de guanacos, choiques y zorros y es uno de los pocos sitios en la provincia donde se pueden ver las simpáticas maras, autóctonas. Además, hay estancias que dan servicio de alojamiento, que también se puede encontrar en Fitz Roy, junto a la posibilidad de abastecimiento.

Este circuito tiene otro atractivo casi desconocido: desde el bosque se puede seguir por la verdadera Santa Cruz infinita, la Ruta Provincial 12, y llegar hasta Sierras Blancas, un paisaje de formaciones rocosas únicas. Desde allí se puede salir a Pico Truncado para continuar viaje a la zona de Perito Moreno, Los Antiguos y Lago Posadas.

Dejar respuesta

Por favor ingresá tu comentario!
Por favor ingresá tu nombre